vm.jpg

LAS CASAS INTELIGENTES: cada vez más cerca

LAS CASAS INTELIGENTES: cada vez más cerca
¿Quién no soñó alguna vez con manejar el aire acondicionado del hogar desde el trabajo o prender las luces del interior de la casa de manera remota?  Lo que en los años 70 se veía como muy lejano, por ejemplo, en la serie Los Supersónicos, hoy ya es una realidad para los que pueden acceder a esa tecnología conocida como domótica.

Los hogares conectados y automatizados fueron durante años una fantasía para muchos, pero el desarrollo tecnológico que existe en la actualidad hizo posible que en el país ya se pueda tener una casa de este tipo y manejarla desde el smartphone. A través de un software de gestión energética, desde un teléfono inteligente se pueden manejar las luces, la temperatura, la seguridad  y la comunicación de un hogar. El sistema puede estar integrado a las redes interiores y exteriores de comunicación, sean cableadas o inalámbricas, y su control se puede efectuar desde dentro o fuera del hogar. De esta manera, varias tecnologías se integran de forma inteligente para automatizar la vivienda.

Según un informe de la revista Time, cada familia en los Estados Unidos estará viviendo así en la próxima década. ¿De qué se trata esta nueva forma de vida hogareña? Son plataformas que permiten a los objetos de la casa -puertas, cerraduras, luces, incluso sistemas de regado-  se comuniquen entre sí y den prioridad a sus necesidades. Sus únicos requisitos son contar con un smartphone y un kit de inicio que incluye sensores remotos.

Una de las últimas tendencias tecnológicas más fuertes es la Internet de las Cosas (Internet of Things, en inglés, IoT), que significa dotar a todos los objetos posibles con sensores, conectarlos entre sí y con nuestros dispositivos como celular y tablet para gestionarlos remotamente, recibir la información de esos objetos, almacenarla, gestionarla y tomar decisiones a partir de sus resultados.  La domótica se trata de eso: significa agregar inteligencia artificial a las vivendas. Provisionar computadoras, comunicación, dispositivos y sensores que, programados y activados adecuadamente, generen una automatización de acciones combinadas que normalmente se realizan manualmente y en forma individual. Hay sistemas de domótica que van desde los más simples que manejan unas pocas programaciones de luces, hasta los más complejos sistemas de casas inteligentes que integran iluminación, climatización, audio y video, seguridad, cortinas, persianas, portones, piletas, riegos, sistemas de energía solar, etc.

Probablemente nos pasó irnos de viaje y no estar seguros de haber apagado el fuego de la cocina, o si las persianas, ventanas o luces habían quedado como queríamos. Todo sería tan sencillo como acceder al servicio con el que controlamos nuestra casa, y no solo comprobar que todo está de manera correcta, sino incluso modificar el estado de los mismos. O si por el contrario, vamos a volver en pocas horas a casa, podemos incluso programar cuándo queremos que comience a prepararse la comida. Cosas como regular la temperatura del hogar cuando estemos nosotros allí o encender las luces de manera automática, podrían ser hechos cotidianos de la vida. En el Internet de las cosas, las cosas que nos rodean, pasarían a estar permanentemente conectadas.

El precio de estos sistemas, que irá descendiendo de manera progresiva, así como la seguridad de los mismos, son los dos obstáculos que todavía impiden que las casas inteligentes sean una realidad en la actualidad de manera masiva. No obstante, es cuestión de tiempo que estos obstáculos sean salvados. Las casas inteligentes llegaron para quedarse y para simplificar nuestras vidas. Es lo que se viene y está más cerca de lo que imaginamos.

CONTACTANOS!

Líneas rotativas:
+54 11 5245.4237

*Todos los campos son obligatorios